Imprimir

Una nueva ruta de la Plataforma, y por segunda vez hemos cruzado la Cañada de la Teja, en la finca de Valdelashuertas, que lleva bast­antes años cortada por Sandokán. En esta ocasión parece que ha resultado la estrategia de no anunciar públicamente el camino, porque no hemos encontrado guardas.

Después de dejar un par de coches en Puerto Atarfi, entramos a la finca por un camino, que está en el catastro actual, y por tanto es público.

Podéis ver el documento catastral aquí

El camino está cerrado por una cancela. Intentamos romper el candado, pero no lo conseguimos, así que abrimos la malla de al lado. No es nuestra intención causar daño, sino solo pasar por un camino público.

Poco a poco pasamos todos

Al poco rato llegamos a la fuente de la Teja. Esta fuente (pública) la cerraron los propietarios, y ha estado mucho tiempo sin manar agua, llegando a secarse el arroyo, lo que se ha denunciado ante varias instancias. Han construido esta especie de alberca, pero al menos vuelve a haber agua.

A partir de aquí, seguimos la Cañada de la Teja, camino 18 de las Ordenanzas de 1884:

18.- Camino Vecinal. (Vereda y Cañada de la Teja). El que partiendo del llano de Valdespinos en Trassierra y atravesando los lagares del Salado, de Victor y de Cinco Ducados se dirige a Valdelashuertas por el sitio de los Lazarillos y tierras del lagar de Castilpicón.

El camino es un carril, con buena vegetación mediterránea alrededor

Seguimos subiendo, y llegamos a un sitio donde la vereda se desvía del carril, pasando por el sitio de Lazarillos. Esta parte está más virgen, y es preciosa, con castañares.

Al final de la vereda, y para salir al carril que va de Puerto Atarfi a Valdejetas, de nuevo nos encontramos una malla que cierra la vereda. Una vez más no tenemos más remedio que cortar.

Ya fuera de la finca, decidimos hacer un rato más de camino. Seguimos el carril para entrar en Valdejetas (o Valdetejas, según algunos planos)

Aquí han puesto una cancela cerrada también, pero los dueños de esta finca sí permiten el paso, por una pequeña portilla a la derecha. No nos parece mal, porque así nos libramos de motos y quads.

Seguimos el camino, ya de lleno en el mejor castañar de Córdoba.

Este es el cortijo de Valdejetas, muy restaurado.

Siguiendo, llegamos a la Cruz de la Mujer, cruce de caminos y veredas, donde hacemos un descanso para comer.

de aquí parte el camino 16 de las ordenanzas, que va también a Valdelashuertas, por donde habíamos pensado volver. Pero como vimos pasar bastantes coches de guardas, decidimos dejarlo.

Esta cancela, que estaba abierta, corresponde a la vereda de Linarejos, aún no deslindada.

Así que decidimos volve de nuevo por Valdejetas. Esta es la otra cancela de la finca. Por aquí incluso una bici lo tiene difícil para pasar.

Otra foto entre castaños

Antes de salir de Valdejetas, decido meterme por un camino que me aparece en el mapa como público. Este camino es también muy bonito, con los árboles formando un pasillo verde.

Por este lado el camino estaba abierto, aunque había una malla enrollada. No sé si normalmente lo estará.

Llego a una explanada, donde se une a otros caminos. Esta es la vista desde este llano.

Poco más adelante están las ruinas del Cortijo de Cinco Ducados.

Desde este punto hay unos paisajes impresionantes.

Tomo el camino de la derecha (todos públicos) y llegamos a una cancela cerrada, donde me estaba esperando el resto del grupo. Así que esta cancela también debería estar abierta. Esta vez me conformé con saltar.

Y al poco llegamos al puerto, donde habíamos dejado dos coches.

Un buen día, en que pudimos hacer la ruta prevista, sin demasiados problemas

Y aquí tenéis el mapa­ de la ruta.

El track lo podéis descargar aquí