Imprimir

Alguna de estas dos será la mencionada por López Amo.

Primera fuente:

En Pedrajas o mejor y más preciso en el Lagar del mismo nombre, como ya viene ocurriendo, en todas aquellas que aun tiene uso, es decir alguien las aprovecha, su caudal es importante, una cañería de PVC, lleva a dos pilones, muy recientes, sino todo ellos una muy importante reforma (firman y fechan 1991), desde poco más arriba, donde una masa de zarzas impenetrable, no nos deja ver la verdadera fuente que se adivina un murete de piedras con un caño, este en su tiempo llenaba una enorme alberca, que se conserva perfectamente pero vacía, se puede apreciar en todo su detalle la construcción y la singular pavimentación, esta alberca regaba una enorme huerta, de la que aun hoy quedan restos de árboles frutales, el rebose de la fuente genera, un estrecho, muy pendiente y voraz bosque de galería, es un paraje muy poco nada frecuentado por las personas, la fauna está muy tranquila.

Forma de acceder, optemos por subir por la Conchuela, es decir hacer el recorrido contrario a su deslinde, una vez que lleguemos al descansadero de los Valdíos de Pedraja y para hacerlo de una forma completamente legal, le daremos la vuelta a la valla hoy de espino, pero en muchísimos tramos un muro de piedra, del Lagar de D. Sancho, a nuestra derecha vamos dejando atrás el antiguo Lagar, y comenzamos a bajar camino, estamos viendo dentro de la cerca la flora característica de la humedad permanente, seguimos la valla y el sentido común nos pondrá en la fuente. Rincón en el estío, de una belleza inimaginable.

 

Segunda fuente:

La voy a diferenciar de la de D. Sancho y tendré que hacer más averiguaciones al respecto, pues me surgen dudas si es esta o la que ya he descrito en la misma zona y a un centenar de metros, los datos Catastrales actuales a toda esa zona la tiene mencionada con el mismo nombre: Pedrajas, pero en el Catastrón con número de polígono 56 y hoja 2ª y última bien que señala el perímetro de esta finca y en el lugar de la fuente marca un pozo, algo que no deja de llamarme la atención pues la fuente tiene en azulejos la misma fecha que los planos Catastrales es decir el 1949.

La fuente posee el encanto que la edad le da pero la verdadera belleza se la da como casi siempre el entorno, algo importante a resaltar es un alcorque de un porte digno de libro, casi completamente asfixiado por una exuberante zarza parrilla. La fuente se surte de un manantial muy próximo a ella.